Línea imagen

por Guillermo Martín Bermejo

11,54 €
Impuestos incluidos Entrega en un plazo entre 5 y 7 días laborables.

Guillermo Martín Bermejo, a través de unas imágenes profundamente logradas que nos advierten de su trabajo pictórico y el carácter figurativo del lenguaje, nos conduce a un proceso de memoria, un mirlo cantor que avisa sobre aquello en lo que el poeta repara.

Cuando leemos a Martín Bermejo, leemos a alguien que, en sus propias palabras, no quiere conocerse del todo. Pues sabe que en el misterio está el fruto de su fuerza y el embalse de aquello que no fenece. Leer a Guillermo como imperativo para no morir nunca. Su palabra como la insuficiencia de aquello que no puede decir lo absoluto, pero que aspira a la totalidad de lo dicho.

Línea-imagen se cimenta sobre un uso del singular que refiere a dos. Quien mira y quien es mirado. Quien se encuentra entre las flores y quien deja al otro frente a “los muros vacíos”. El primero es aquel que crea el espacio, dispone los objetos y construye la ficción. El segundo, sin voz, es toda la construcción de aquello que se ve y que se disfruta, por su belleza, su juventud y por su dulzura. El icono, el efebo, la fuente de la que mana el agua viva, se desarrollan en un juego equilibrista en los versos del poeta. En Guillermo Martín Bermejo se observa que la voz nunca es suficiente. Tan solo la voz nombra, pero solo en lo nombrado se conserva el lugar de la belleza y también la cripta de lo indescifrable. La ficción es el lugar donde se puede disponer de lo breve y lo carente que supone no tener la totalidad. Su poesía de una lograda sencillez e inteligencia plantea constantemente el proceso de poder que se instaura cuando se ve al otro y ese otro permite el asombro.

El sujeto poético corta flores para rellenar cada jarrón que, en un punto determinado de la línea-imagen, fueron amados por aquel a quien se ama sin mesura. En la medida en la que la nueva vida ocupa el pasado, surge el desplazamiento poético que sugiere Martín Bermejo. Caen aquellos muros sobre los que escribe. Como si cada prohibición pudiera ser superada con el trazo del recuerdo que instaura un presente conjunto y grávido de palabra, pero de una dolorosa ausencia. La ausencia de la edad, de la ruptura o el malentendido entre las personas dadas a la azarosa compañía del entendimiento mutuo, caminan y se expresan con habilidad en cada paso que damos cada vez que avanzamos de la mano del artista.

Os invito a contemplar una imagen del libro: un jardín que espera, mientras el cielo se apaga. Allí donde todo crece gracias a la luz, enfrentado al mundo del ocaso. Dar un nombre para, en la medida en la que algo acaba, tener un clavo ardiente, una mano que se salva del naufragio y que se iza sobre sí misma con tal de retorcer la línea del tiempo. Guillermo Martín Bermejo, a través de unas imágenes profundamente logradas que nos advierten de su trabajo pictórico y el carácter figurativo del lenguaje, nos conduce a un proceso de memoria, un mirlo cantor que avisa sobre aquello en lo que el poeta repara.

Cuando leemos a Martín Bermejo, leemos a alguien que, en sus propias palabras, no quiere conocerse del todo. Pues sabe que en el misterio está el fruto de su fuerza y el embalse de aquello que no fenece. Leer a Guillermo como imperativo para no morir nunca. Su palabra como la insuficiencia de aquello que no puede decir lo absoluto, pero que aspira a la totalidad de lo dicho.

–Madre, ¿dónde estás?
Te preguntaba el otro día en sueños.
Entonces sentí plenamente,
en ese bellísimo gesto olvidado de la infancia,
cómo me arreglabas el embozo de la cama.

Rodrigo García Marina

9788418639319

Ficha técnica

ISBN
978-84-18639-31-9
Medidas
140 mm x 215 mm
Págs.
126
Encuadernación
Rústica con solapas

También podría interesarle

Barriga

Precio 11,54 €

El imperio de los millennials ha caído, los años pasan y ahora es el momento de la generación Z. Este cambio de pódium de una oleada de chicos y chicas que han disfrutado las mieles de la juventud entre selfies, normalización de las libertades sexuales, festivales como nunca los hubo ni en cantidad ni en calidad, celebraciones psicotrópicas al alcance de un whatsapp, raves, hedonismo indie, virtualización y hemorragia instagrámica da paso ahora a la edad de los treinta con no poca perplejidad. Barriga es el relato de todo esto en clave LGBT.

Recuerdo de un sueño

Precio 14,42 €

Recuerdo de un sueño aglutina los poemas que la autora escribió desde los trece a los veintitrés años, momento en que fallece víctima de una leucemia. Stoyánova -que creció en el seno de una familia culta- muestra, desde un momento muy inicial, su inclinación por los autores que van a ir moldeando su voz y que le acompañarán a lo largo de su viaje literario, como son, por poner algunos ejemplos: T.S. Eliot, Pizarnik y, de manera muy significativa, Emily Dickinson.

Las decisiones

Precio 11,54 €

Como dice uno de los versos del libro: un plano cenital de todo es tiempo. La poesía de Cecilia Silveira se eleva y se adentra en el lenguaje convirtiéndolo en un mapa de realidad íntima. Con Las decisiones cada poema nos invita a recorrer aquellas partes de nuestra vida que solo fuimos capaces de vivir en el instante en que algo cambió para siempre. El tiempo y el espacio, el silencio después de cada verso, una conciencia de lectura particular y un espejismo de identidad se hacen presentes en esta propuesta poética profunda y de una originalidad abrumadora. Como dice otro verso: la verdad no es el estado de las cosas.

Quedan abiertas todas las posibilidades, especialmente la de contemplarnos fuera de cualquier decisión.

Triestino

Precio 11,54 €

“Un libro con olor de promesa y juventud”. Así define Luis Antonio de Villena este poemario desconcertante y bello en uno de los epílogos de esta publicación. Toda una declaración de intenciones donde Luis Bravo nos invita al posromanticismo que resuena con la mejor poesía de Alfred Tennyson o, más recientes, David Gascoyne o Dylan Thomas. Pero esta obra también es un homenaje a la editorial Trieste, que entre 1982 y 1986 aglutinó a poetas como Andrés Trapiello, Juan Manuel Bonet, Ángel Guache o Ángel Rupérez. 

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña